Casa Elvira y Marcos

Nueva construcción de una casa con eficiencia energética

Esta casa se ubica en una zona residencial de reciente urbanización que, producto de la crisis económica vivida en España, ha resultado a día de hoy la única casa construida.

El paisaje construido que rodea esta urbanización es muy heterogéneo, mostrando gran disparidad geométrica y cromática. Así pues, se pretende construir una casa de geometría clara sin recurrir a gestos innecesarios, ofreciendo una lectura contundente y de cierta neutralidad en medio de la heterogeneidad adyacente.

Para ello, la materialización exterior se realiza con un solo material, tanto en fachadas como en su cubierta a una sola agua, enfatizando la claridad volumétrica de la vivienda. La vegetación que ha ido creciendo de forma anárquica en las parcelas colindantes -no construidas- provoca que la casa quede parcialmente escondida entre ella.

La planta de la casa es rectangular y tiene tres niveles: un pequeño sótano destinado a garaje, una planta baja donde se ubican las estancias diurnas, concentrando todos los dormitorios en la planta primera. La escalera interior que comunica las tres plantas se sitúa junto a la doble altura dispuesta en la cocina.

Interiormente, se muestran las placas alveolares de los techos pintadas juntamente con un pavimento continuo de hormigón.

La continuidad de aislamiento exterior que ofrece el sistema Sate -utilizado en fachadas y cubierta- asegura la ausencia de puentes térmicos en toda la envolvente de la casa. Junto a la energía geotérmica instalada, las necesidades energéticas de esta casa son muy bajas.

  • año 2013
  • ubicación Viladacavalls (Barcelona)
  • fotógrafo Aitor Estévez